Por qué Gallardón no merece la Medalla de Honor de Madrid

Las condecoraciones que se otorgan a nivel institucional tienen siempre un significado. Implican un reconocimiento a la labor de una persona en un campo determinado en el que ha sobresalido por su dedicación, compromiso y resultados.

Estos reconocimientos no son y no deben ser un mecanismo de recompensa automatizado que ni evalúe ni sopese la conveniencia o no de otorgarlo. Si se cae en eso se despoja de todo su significado al galardón en particular, vaciándolo de contenido.

Precisamente por todo esto desde Unión, Progreso y Democracia hemos rechazado que se otorgue a Alberto Ruíz-Gallardón, antaño Alcalde de Madrid y hoy Ministro de Justicia, la Medalla de Honor de la Ciudad. En un momento tan delicado como en el que estamos, con el país en una delicadísima situación, con todas las miradas dentro y fuera del país puestas en nosotros, ¿son estos los ejemplos que queremos dar? Premiar una gestión que ha dejado a la capital del país con una deuda histórica insostenible mientras en otras naciones democráticas de nuestro entorno se pide responsabilidades a los malos gestores no parece el mejor de los ejemplos. ¿Vivimos acaso en un país de quinta? Porque mientras en las cámaras municipales y nacional damos palmadas en la espalda a los malos administradores, en Europa y en el resto del mundo nos miran con lupa y no dan crédito.

Me preocupa la imagen que se transmite a los ciudadanos en un momento en el que, según los sondeos, se percibe a los representantes políticos como tercer problema más grave del país. ¿Es esto serio? ¿Cómo podemos pretender acercar la política a los ciudadanos si nosotros, sus representantes, no nos autoexigimos más rigor, responsabilidad y ejemplaridad? Seamos coherentes. No es de recibo premiar una gestión con demasiados claroscuros.

Hablaba antes de despojar de contenido a los reconocimientos institucionales. ¿Qué significado le estamos dando al más alto reconocimiento de Madrid, si se lo damos tanto a los buenos gestores como a los malos? ¿Qué sentido tiene galardonar de forma sistemática a aquellos que abandonan el cargo (sea un alcalde o un presidente del gobierno) sin hacer una evaluación seria y rigurosa de su paso por la institución? Porque cuando al Grupo Municipal de UPyD nos comunicaron la decisión de elevar la cuestión al Pleno, lo primero que hicimos fue plantearnos una serie de cuestiones: ¿merece Gallardón este reconocimiento? ¿Ha sido su labor para Madrid digna de una medalla de oro? ¿Ha dejado Madrid en una situación mejor?

Concluyo: por rigor, por coherencia y por sentido común rechazamos condecorar al exalcalde de Madrid.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Por qué Gallardón no merece la Medalla de Honor de Madrid

  1. barreiro dijo:

    Suscribo totalmente el artículo, por ahí es por donde debemos ir. Felicidades a Upyd por utilizar una palabra que se llama coherencia, tenemos que seguir por ese camino y al final seremos recompensados con el cariño de la ciudadanía. Gracias

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s