Celebrar la Constitución

Este año celebramos el 35º aniversario de nuestra Constitución. Una Ley Fundamental que nos ha acompañado desde que dábamos nuestros primeros y tímidos pasos en la democracia y dejábamos atrás décadas de una terrible dictadura.

El texto que fue aprobado en las urnas fue apoyado por una amplísima mayoría de españoles y por los principales partidos políticos y sindicatos. Los artículos que ratificamos con nuestro voto, fueron los adecuados para un momento en el que, en la balanza de la Transición, el equilibrio era muy precario. Supimos hacer, sin embargo, gala de madurez y de deseos de libertad, y acudimos a votar sabiendo que lo que estaba en juego era nuestro futuro.

Nuestra Constitución es una buena Constitución. En ella (a pesar de lo que interesadamente pretendan jalear algunos) cabemos absolutamente todos, independientemente de dónde vivamos y de qué pensemos. El único límite es el respeto a los Derechos Fundamentales y las libertades públicas. Sienta las bases de la convivencia, unas normas que todos debemos acatar por respeto a nuestros conciudadanos y a nosotros mismos.

¿Es la Constitución del 78 la mejor Constitución posible para la España del 2013? Sin duda se puede mejorar. La Constitución es inviolable, pero no intocable. No es un Santo Grial que jamás debemos modificar por miedo a desaparecer. Si hace 35 años tuvimos la madurez suficiente para, recién fallecido Franco, salir a votar nuestra Ley Fundamental, hoy debemos tener la misma madurez para modificarla sin sectarismos ni partidismos.

Desde UPyD defendemos una reforma constitucional que refuerce los derechos y libertades fundamentales, que fomente la igualdad entre todos los españoles y que se centre en lo que verdaderamente importa, esto es: las personas (que son las que tienen derechos), y no los territorios. Queremos una España federal, con un reparto competencial cerrado, donde las competencias que más garantizan la igualdad (la Sanidad, la Educación, la Justicia y los Servicios Sociales) vuelvan al Estado y su gestión sea delegada.

Alegrémonos por la Constitución que nos dimos hace 35 años. Celebrémosla, pues a ella le debemos ser la democracia que somos hoy. Y mientras lo hacemos, sentémonos todos a pensar la Constitución que queremos para el futuro.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s